750 veces ¡Buen Trabajo!

750 veces ¡Buen Trabajo!

El programa que lleva adelante el IPACyM cumplió la meta fijada para este 2018, tras concretar el último apoyo del año a la cooperativa San Ignacio Limitada.

“Estamos felices,  cumplimos la entrega Nº 750 de una iniciativa que tiene como prioridad cuidar el trabajo de los tucumanos”, expresó el titular del organismo, Regino Racedo. En la flamante sede el IPACyM, recientemente reinaugurada, las autoridades recibieron a la comisión directiva de la cooperativa San Ignacio de Villa Benjamín Aráoz que llegaron acompañadas por el comisionado rural, José Ignacio Aráoz.

La entidad fue fundada en el 2005 y está integrada por dieciséis jefes de hogar que decidieron asociarse para generar su propia fuente de trabajo. Dedicados a la construcción, durante los primeros años vivieron tiempos de progreso cuando a través de programas nacionales fueron los responsables de obras de cordón cuneta, pavimento y módulos habitacionales. “Actualmente estamos atravesando una situación difícil. Casi no hay trabajo pero la Comuna, gracias a inversiones de la Provincia, sigue apostando a la mano de obra cooperativa”, relata René Oscari, presidente de San Ignacio Limitada.

Con la adquisición de máquinas y herramientas nuevas, los trabajadores buscarán diversificar y optimizar la tarea de la cooperativa. “Estamos muy agradecidos porque no teníamos otra manera de conseguirlas, lo que generamos nos sirve para sostener nuestros hogares, invertir hoy en herramientas es un lujo”, expresa Oscari.

La situación de San Ignacio Limitada se repite a lo largo y ancho de la provincia. La crisis ha golpeado fuertemente a la economía social. En este sentido, la gestión provincial procuró generar soluciones y alternativas para las familias tucumanas que dependen de cooperativas y emprendimientos. Así es como en el 2016 nació “Buen Trabajo”, cumpliendo este año las setecientos cincuenta entregas.

“Nuestro compromiso es con la gente, trabajamos para generar oportunidades, eso es lo que éste gobierno provincial se propuso desde el primer momento”, sostiene Racedo. “Ante un momento económico difícil, nuestro deber es acompañar y ayudar a los cooperativistas, mutualistas, consorcistas y emprendedores tucumanos; para algunos es una nueva fuente de trabajo, para otros es ampliar lo que ya tienen, pero en todos los casos lo que importa es que estamos cuidando el trabajo de los tucumanos”, concluyó.